7 hábitos a los que un buen vendedor debe decir adiós

en Marketing y Ventas

en Marketing y Ventas

Todos tenemos algún que otro hábito que, sin darnos cuenta, nos termina afectando de alguna manera en nuestras vidas. En el mundo de las ventas, es muy fácil caer en un mal hábito, algunos de esos malos comportamientos ni siquiera parecen tan malos a simple vista; sin embargo, pueden causar estragos en el rendimiento ante el menor descuido.

Para romper con un mal hábito, en primer lugar, es necesario definir el comportamiento a cambiar e identificar lo que desencadena ese comportamiento y luego crear un plan concreto para entrar en acción.

Los hábitos de trabajo son patrones regulares de comportamiento que se exhiben en lugar de trabajo. Algunos de ellos son el llegar tarde a la oficina, hacer una lista de tareas al comienzo de la semana y usar un escritorio fijo, por citar algunos.

Un gran desafío es luchar contra esos comportamientos del día a día; por esta razón que aquí te compartimos cuáles son los que todo buen vendedor debe evitar.

Entregarse al rechazo

En ventas, esta es una constante del día a día. Si un vendedor ve el “no” como un rechazo, se acostumbrará a ello. En este caso, cuando hay un mal día para las ventas, lo ideal es tener un documento con las fallas y lo aprendido de cada una de ellas como método para reforzar lo positivo.

Ser un sabelotodo

Uno de los hábitos más terribles es el creer que hay que tener todas las respuestas. Eso aleja a la gente y hasta es posible dar información errónea. Una buena forma de salir de este hábito o evitarlo es aceptando que uno no tiene todas las respuestas y que pedir ayuda de vez en cuando no está mal.

No compartir las buenas ideas

Así como hay vendedores que se niegan a aceptar ayuda, están los que acumulan ideas y no quieren asistir a los compañeros de trabajo que necesitan asesoramiento. Para mejorar las ventas se debe trabajar en equipo e intercambiar conocimientos.

Presentar demasiado rápido

Cuando un vendedor no se preocupa por hacer las preguntas de descubrimiento y se apresura en una demostración del producto o servicio, está perdiendo terreno ante el cliente. Muchas veces, el no realizar un descubrimiento adecuado deja lugar a malinterpretar las necesidades del comprador y no adaptar la oferta en consecuencia.

No moverse

El hábito de hablar y no hacer es otro que debe romperse cuanto antes. A veces, hablar demasiado provoca pensar de más y perder el tiempo, y es ahí cuando los nervios terminan afectando. Es mucho mejor arriesgarse y pasar a la acción.

Enviar demasiados emails

En la época de lo digital, es muy útil aprovechar un blog antes que responder a miles de correos electrónicos de potenciales clientes haciendo la misma pregunta o, al menos, de los mismos temas. ¿Qué tal escribir un blog sobre eso?

Muchas respuestas que podrían abordarse en un artículo sería una solución perfecta para romper con el hábito atarse al escritorio respondiendo mails.

Rendirse muy pronto

Todo vendedor pasó alguna vez por no recibir una respuesta inmediata a su alcance inicial, probando una y otra vez hasta obtenerla. No en vano se dice que la persistencia es la máxima virtud en las ventas. Matt Heinz, presidente de Heinz Marketing, recomienda que los vendedores hagan por lo menos de seis a ocho intentos de alcance antes de renunciar a un prospecto.

¿Alguno de estos hábitos te pareció conocido? Son muy comunes de adoptar, así que es muy probable que algún vendedor de tu equipo lo lleve a la práctica. Si es el caso, es hora de poner manos a la obra y mejorar en equipo para un mejor desempeño.

Latamclick – Ventas & Mkt 2
Latamclick – Ventas & Mkt 2

©2018 Latamclick - Made with ♥ from Paraguay
Política de Privacidad