Quiero la capa roja que Superman usó ayer

Bienvenidos a la era en donde los embajadores de marcas se muestran al mundo desde las redes sociales. Sí, así como lo leen, una de las situaciones más llamativas de este año en Paraguay, es el hecho de que las marcas han volcado su interés particular de cumplir con los objetivos de ventas, a través de la inversión presupuestaria en los llamados influencers o también conocidos como embajadores de marcas.

¿Quiénes son los embajadores de marcas?

Según el portal digital La Voz de Houston son los encargados de brindar publicidad/ventas, incrementando el valor de la marca y representándola ante el público al que va dirigido o sea lo que incentiven en alguna forma tu espíritu consumidor para que le respondas al vendedor del producto que te gusta.

embajadores de marcas

Esta nueva forma de comunicar o realizar la promoción de una marca, que comenzó  casi de manera desapercibida hasta llegar a lo que hoy en día vos, yo y todos los que pasamos tiempo de laburo u ocio en las redes sociales observamos en forma desmedida apoderarse de lo verdaderamente interesante de un producto, ese +1 que nos enamoró y hace que confiemos en él.

embajadores de marcas

Los embajadores de marca, en alguna manera cuentan con la misión de hacer que con su imagen, sus acciones y su potencial humano, se construya una simbiosis de la marca con el público interesado y a la vez con sus propios seguidores, pero ¿creen realmente que esto es así o puede lograrse?

Para entender mejor esta disyuntiva imagino que el primer paso es disociar los conceptos del tema abordado o sea saber a qué se  apunta y qué es lo que tenemos a disposición.

En una opinión muy personal, respetando la percepción de los profesionales que se dedican a este trabajo de análisis, creo que nuestro país en la actualidad cuenta con una minoría de personas a las cuales uno puede llamar realmente ¨Celebridad¨ y por el contrario, si existe un número importante de figuras públicas que se convirtieron en el pan nuestro de cada día.

¿Cuál es la diferencia?

Las figuras públicas, son personas con cierto rango de popularidad que han logrado ser identificados por la sociedad en donde interactúan, es decir, alguien famoso al que ves en la calle, la plaza o el cine hacer las mismas cosas que hacés vos pero que por una cuestión de suerte tiene un nivel de vida diferente al tuyo. Sin embargo, una celebridad es alguien al que haz logrado conocer a la perfección aún sin conocerlo, que te motiva y fanatiza al punto de seguirlo por lo que hace y no por quién es,  esa persona que te sirve de ejemplo (para bien o mal), alguien al que no ves por casualidad, siendo algo grandioso poder hacerlo.

Paraguay logró generar este tipo de personas en un largo proceso histórico que involucra importantes rubros como la industria, el deporte, la moda y el entretenimiento, algunos ya fallecidos y otros bajo el umbral del reconocimiento pero si vamos por algunos ejemplos rápidos serían estos…

embajadores de marcas
Celebridad
embajadores de marcas
Figura pública

Ahora, la pregunta del millón: ¿Cómo sirve esto a la marcas y qué están haciendo ambos para brindar algo diferente al consumidor?

Creo que en este punto no sería necesario indagar en detalles porque es algo que observamos a diario y con mayor protagonismo en las redes sociales ¿Qué cosa? ¡Esto!

embajadores de marcas

La ecuación formada entre figura + producto que alterando o no el orden de los factores debería dar por resultado: Incremento en ventas y posicionamiento. Ahora, imagino que esto debe ser así y que para llegar al mismo debería existir una estrategia ¿no lo creen?

Es ahí donde también apuesto que como yo, te pusiste a pensar que algo pasa porque en un país de poco menos de 9 millones de habitantes, son las mismas figuras públicas para casi todas las marcas que nos gustan, a partir de esta premisa, vemos como el Jopara comercial nos acorrala, perdiéndonos entre un post del influencer, cientos de etiquetas y un mensaje que muchas veces no nos queda claro.

La vieja escuela de publicidad nos hablaba de una palabra que hasta hace 10 años atrás era santa para los ejecutivos de ventas: ¨exclusividad de marca¨. Una cláusula que separaba a la perfección lo que empresa y la figura/medio buscaban, algo que me tocó vivir desde diferentes ángulos dándome sonrisas o muchas veces penas.

Al no contar con el suficiente número de celebridades es donde esta situación se presenta como una lucha por la supervivencia en una jungla donde por más que llegue a sonar molesto y recalcando que no es una crítica maliciosa, las figuras públicas son las que salen con mayor ventaja que la  misma marca y el consumidor final.

¿Por qué? Solo fíjense en los 5 últimos posteos en las redes sociales de sus figuras nacionales favoritas, luego miren su propia billetera y acérquese al punto de venta de su marca #1, así tendrán la respuesta.

Un verdadero embajador toma el valor emocional de la marca, lo hace suyo, cree en su existencia, lo testimonia y lo hace parte de su vida, sin necesidad de promocionar su propia imagen por una ventaja comercial o personal, recordando que su trabajo es ser quien el consumidor ve como una voz creíble mucho antes de que esta apareciera en su vida.

Las marcas que han sabido posicionarse en el top of mind de las personas han aprendido de sus errores en el intento de brindar siempre lo mejor a sus consumidores, han sido parte del escrache social o su aceptación, entendiendo que para lograr sus objetivos deben pensar más allá de un precio sino ofrecer eso que lleve al comprador a decidirse por la fidelidad hacia ella de manera casi voluntaria.

Entonces, cuando estas dos aristas se fusionan es donde la palabra exclusividad protege a capa y espada la imagen de ambos, siendo así el ROI quien de como veredicto final si esta sociedad funciona.

Los ¨likes¨, las veces compartidas, los RT, las vistas o reproducciones generan engagement y colocan a estos tres protagonistas en un mismo canal de comunicación pero definitivamente este no será nunca el punto detonante para que las interacciones se conviertan en ventas. Es cierto, no hay duda que ayudan pero nunca será el único plan.

Para lograr que los usuarios te respeten debes mirarlos como un águila a su presa, conocerlos como una madre a sus hijos, estudiarlos como un médico de cabecera a su paciente, compartir con ellos desde todos los medios o canales que dispongas pero sobre todo saber estar implícito como protagonista del instante perfecto, en el momento justo que quedará marcado en la mente de todos como parte de sus días…

embajadores de marcas

Si lograste eso o más siendo marca, créeme que lograrás relaciones mucho más fortificadas con el mundo, sin compartir espacios ni etiquetas.