Frases que un buen líder debería decir a su equipo

en Nuestro Mundo

en Nuestro Mundo

En cualquier empresa, la presión por hacer un buen trabajo es parte del día a día. Es normal encontrarse con un ambiente de trabajo dividido entre urgencias y pedidos de última hora; sin embargo, la carga de trabajo y el ambiente pueden influir notablemente en el equipo y en la producción, especialmente si frases como “no te preocupes” o “¿qué opinas?” sean demasiado raras o difíciles de decir en el trabajo, principalmente por parte de aquellas personas que se esperan digan estas frases: los líderes de equipos.

El hecho de liderar un equipo no necesariamente significa que seas la persona perfecta o que te las sepas todas, pero sí implica ser la figura que lidera el equipo, a quien todos buscan para obtener una respuesta. Siempre, siempre, se espera una respuesta de él porque es la figura que debe liderar el equipo, y es ahí cuando la búsqueda de palabras se revela casi siempre como otro desafío que el mundo del trabajo les impone.

Si estás en esa situación y muchas veces no sabes cómo responder o dar una mejor respuesta a tu equipo, un consejo es que te preguntes si qué esperarías o no te gustaría escuchar si estuvieras en la situación de tu equipo.

En caso de que tengas más dudas, te proponemos cinco ejemplos de frases que todo buen líder debe decir a los miembros de su equipo de manera a motivarlos y permitir el crecimiento del grupo y de las personas.

«¡No te preocupes!»

Un correo electrónico que nunca llegó a la dirección correcta, el nombre del cliente mal escrito por error, un retraso en una reunión decisiva, un documento que se dañó accidentalmente con café o agua… todos esos errores son como para que tú, líder de equipo, decidas si te estiras de los cabellos o simplemente respires profundo y optes por decir “¡no te preocupes!”.

A veces se tratan de errores involuntarios, simples, que no deben ser tenidos en cuenta si estás con negociaciones y proyectos importantes encima. El estar tranquilo frente a incidentes menores ayudan a que el colaborador, cuyo error no fue deseado, no se sienta mortificado.

Dato: si el miembro del equipo se queda con el miedo de encontrarse nuevamente en una situación desagradable, existe mayor riesgo de que cometa más errores.

«¿Qué hemos aprendido?»

Nadie es perfecto, por ende, es parte del proceso de aprendizaje humano; sin embargo, si existe una notable perseveración en el error por parte del colaborar, lo único que queda es una entrevista personal para poder encontrar las causas y la posterior solución a estas.

Como bien se dice, “los errores pueden convertirse en excelentes oportunidades para aprender y mejorar”.

«¿Qué piensas?»

Muchas veces, la visión y/o metas tanto del equipo como del líder no van de la mano, pero esto no necesariamente significa que como líder no debas escuchar al grupo, al contrario, lo más indicado es escuchar sus opiniones en lugar de ignorar lo que piensan.

Los miembros del equipo son fuentes de información clave en lo que respecta a los procesos operativos. El preocuparse por sus opiniones ayuda a que las cosas funcionen mejor, esto debido a que brinda una imagen más detallada de la situación de la que podría tener el propio líder de equipo, quien muchas veces tiene otras actividades que realizar.

Por ello, una de las mejores características que un buen líder debe cultivar es la de preocuparse por los comentarios y opiniones de su equipo.

«¡Te apoyo!»

Seguramente habrás experimentado con tu equipo alguna vez la reacción “¡No lo hice!”, en ese caso, sabrás que compartir la responsabilidad y los errores con su equipo podría ser un primer paso para evitar esto.

Como bien es sabido, la confianza es un valor precioso y, si se percibe como tal, será una motivación más para dar lo mejor. Si tu equipo sabe que cuenta con tu respaldo, incluso si ya se han cometido errores, favorece la sinceridad y lealtad por parte de él.

«No sé»

El hecho de que seas líder no te convierte en un sabelotodo o en el ser más perfecto de la tierra, como ya hemos comentado al principio de este artículo. Un buen líder y cualquier miembro del equipo puede y debe saber que no está informado de todo, por lo que perfectamente puede decir que no sabe antes que improvisar una respuesta, lo cual es hasta contraproducente. Como buen líder, debes dar el ejemplo y admitir cuando no sabes algo, incluso animar a tu equipo que sea sincero con respecto a esta cuestión.

Te puede interesar leer Cómo hacer más efectivo tu equipo de ventas

Recuerda: para un trabajo de ensueño tu equipo debe sentirse respaldado y que puede equivocarse o no estar informado sobre todo lo que acontece en todo momento. Si quieres ser un buen líder, evita comportamientos y frases típicas como “yo soy el jefe”, “no es mi culpa”, “¡fallar no es opción!”, “¡no me den malas noticias ni malas sorpresas!”, entre otras.

Latamclick – Social Media

©2018 Latamclick - Made with ♥ from Paraguay
Política de Privacidad