Gamificación para divertir y vender

Jugar siempre ha sido una actividad que genera buenos resultados, independientemente del objetivo que tenga el juego. Por ejemplo, es indudable que las cosas que mejor hemos aprendido, siempre han tenido que ver con una actividad lúdica.

Por eso, en estos tiempos donde la publicidad y el marketing interactivo están muy en boga, no debemos descartar los juegos como parte de nuestra estrategia para generar interés y buscar el consumo de nuestro producto o servicio tanto en nuestros clientes como en los potenciales.

Gamificación para divertir y vender

Los expertos aseguran que la gamificación de las empresas aumenta la participación del target a través de mecánicas de juego dentro de un contexto de negocio. Además, logra una mayor fidelización gracias a la competición que genera y a lo atractiva que pueda ser la recompensa final.

El objetivo esencial de la gamificación, término que va directamente ligado al marketing digital, es llamar la atención de nuestro target. Sea cliente o potencial. El juego, de preferencia, debe tener diversos niveles, con el fin de mantener el mayor tiempo posible la atención del jugador. Por supuesto, la recompensa final debe ser lo suficientemente atractiva. De esta manera la atención aumentará ante la competencia de los otros participantes.

Para fomentar la competitividad y la participación se recomienda la publicación de rankings de los jugadores. En este sentido, debemos tomar en cuenta los diferentes perfiles de los mismos: por ejemplo, están los ambiciosos que siempre buscan estar primeros en los rankings, mientras que también están los triunfadores, aquellos que quieren completar el juego, por lo que debemos ofrecerles nuevos retos. También están aquellos que participan por sociabilizar, lo que implica que tenemos que incluir  funcionalidades, como chats o foros.

Gamificación para divertir y vender

La gamificación ofrece grandes ventajas para las empresas. Para empezar, hasta el momento esta estrategia no se ha implementado de forma masiva en el mercado, por lo que es una gran oportunidad para ampliar el número de clientes. Al mismo tiempo, el usuario va generando contenido que nos permitirá afinar el target. Por no hablar de las ventajas de la viralización.

Gamificación para divertir y vender

Otras ventajas son la comunicación de los valores de la marca, que pueden aparecer de manera subyacente en el juego. Y, por supuesto, lograr que los jugadores se conviertan en clientes.

Por este motivo, mantener la tensión tanto en la dinámica del juego como en la competencia, será fundamental para lograr los objetivos trazados previamente por la empresa. Todo indica que la gamificación será la gran apuesta del marketing del futuro inmediato. Así las empresas comenzarán su propio juego, donde el primer nivel será obtener usuarios; el segundo, convertirlos en jugadores y, por último, lograr que sean consumidores.